viernes, 7 de enero de 2011

ALBORONÍA



"No es gula ingrata. 
A mi me basta con un plato de 
Alboronía o un Gazpacho. 
Por otra parte, yo no me duelo sólo de la comida, 
sino también de otras cosas. 
Y me duelo con razón."

Juan Varela
Pasarse de listo

De Córdoba




LEYENDA DE LA ALBORONÍA


Cuenta la leyenda que la joven aristócrata Al-Buran se casó con un hijo del emir de Bagdad, y que entre los delicadísimos manjares que los privilegiados invitados pudieron degustar destacó este guiso meloso de Berenjenas y Calabaza que; en honor de la novia fue titulado Al-buranyya, Alboronía o Boronía.

Parece ser que de este plato provienen todos los pistos manchegos, plato creado en honor de una mujer, y que según se dice se menciona en la mismísima obra de "Las Mil y una Noches"

La palabra Alboronía viene del vocablo árabe "Al-Baraniyya" que significa "Cierto manjar".

Buran según se cuentan las crónicas de Don Juan Valera era una bella moza de dieciocho años, hija del visir Inb-sahl, la cual fue entregada en casamiento por el año 825 con el califa Absida al-Mamun.

Dichas bodas han quedado subscritas en la literatura de la época como de inolvidable extravagancia para aquellos tiempos.

En la ceremonia de boda fueron ofrecidas a los novios, que se sentaron sobre una esfera cuajada de perlas y zafiros, mil perlas grandes; todas de un mismo tamaño y sobre una bandeja de oro.

Los ingredientes que formaban parte de este original plato en aquellos tiempos eran; Berenjenas, Ajo, Cebolla, Calabaza y Frutos secos triturados, como almendras, nueces o avellanas.


*****

INGREDIENTES

Medio Kilo de Berenjenas.
Un Trozo de Calabaza

Medio Kilo de Calabazas.

Un Par de Membrillos

Seis cucharadas de Aceite de Oliva.

Medio Kilo de Pimiento Verde.

Un Kilo de Tomates Maduros.

Una Cebolla

Una cucharada de Vinagre de Vino.

Unos Granos de Comino

Dos Membrillos.

Sal.

Los ingredientes que formaban parte de este original guiso, en aquellos tiempos, eran Berenjenas, Ajo, Cebolla, Calabaza y Frutos Secos triturados, como Almendras, Nueces o Avellanas.




ELABORACIÓN

Lavar y pelar las Hortalizas. Cortarlas seguidamente en trozos grandes, así como el Membrillo.

Poner a cocer todo junto en Agua y Sal. Una vez cocidas y tiernas escurrir bien, que suelte el Agua las Verduras. 

Disponer de un chorreón de Aceite en una sartén grande o cazuela de barro; a gusto del consumidor. 

Seguidamente introducir la Cebolla y los Pimientos cortados a tiras y sin pepitas. Escaldar y pelar los Tomates, quitad las semillas, cortarlos finamente a cuchillo. 

Sofreír todo junto a fuego lento y cuando este en su punto el sofrito agregarle los trozos cocidos de las Hortalizas.

Sazonar y añadirles unas gotitas de Vinagre.

Asegurarse que las Hortalizas se impregnan conjuntamente  al  sofrito, removiendo con el cucharón de madera. 

Cocer hasta que se encuentren tiernas las hortalizas. 

Sal y un poco de Pimienta Negra, si consideramos conveniente.


OBSERVACIONES

En mi Alboronía he prescindido del Membrillo, en la próxima probaré con la receta original. 

He sofrito todo muy pausadamente, jugando con el Aceite y la temperatura. Las Hortalizas no las he cocido tal como muestro en la receta original, sino que se ha cocido en el mismo sofrito. añadiéndole a este un vaso de Agua para su cocción, quedando impregnadas de aromas y sabor.

Decorar con Huevos cocidos, Jamón Serrano, Aceitunas deshuesadas, Perejil etc... 

Le va muy bien el Bacalao desmigado y desalado.

Todo esto es opcional a la receta original, siempre al gusto del consumidor obviamente.

¡Que os aproveche!




No hay comentarios:

Publicar un comentario