miércoles, 16 de enero de 2013

Apio Frito (Granada)



"Y tu media naranja?  
- No tengo... soy un Apio"

Anónimo


De Granada




Llevo unos días de bastante trabajo en la cocina, así que he tenido un poco abandonado el blog.

Le ha tocado a esta receta que nos llegó desde Granada, aquí nos tascamos un poco en decidir la salsa que podría servir de acompañante. Pues había varias aportaciones entre mis compañeras cocineras; desde la mayonesa,  alioli, tomate. .. y la mía que me decantaba por una salsa de queso.

Al final simplemente lo bañamos tal como se ve en la foto con un ligero toque de Jugo de Carne. Sin duda continuaremos trabajando en este plato, pues lo crujiente de la verdura nos dio que pensar en que podría ser un aperitivo perfecto junto a las Berenjenas a la Miel de la semana pasada si depuramos un poco la presentación y un acompañante que le potencie. 

Muy económico y sencillo el plato.

Hasta mañana, tengo un par de recetas ya guardadas.


Buen Provecho


INGREDIENTES


Dos matas de Apio

Agua

Sal

Jugo de Carne (Bouvril) (Opcional)

Aceite de Oliva Virgen Extra

Para el rebozado


Un vaso pequeño de Cerveza

Dos Claras de Huevo

125 gr. de Harina de Trigo o de Garbanzo.

Una cucharada de Aceite de Oliva virgen extra.



ELABORACIÓN 


Se limpia el Apio de las hojas, se corta aproximádamente a cuatro dedos de la raíz. Cada tallo de apio se divide en dos. Antes tendremos que quitar las hebras  del Apio con un cuchillo pequeño. 



Ponemos agua a hervir junto con la sal y durante cinco minutos cocemos el Apio. Lo sacamos y rápidamente lo enfriamos con agua muy, pero que muy fría. Comprobaremos que adquiere un color verde esmeralda precioso.

Sazonamos los trocitos de Apio con sal, Pimienta blanca y Nuez moscada.

Ahora mojamos en la salsa de freír los bastoncitos de Apio, dejando sin empapar la zona superior, es decir la zona por donde lo cogemos con los dedos para bañarlos.

Cuando esta frito y dorado se escurre sobre papel absorbente. Se presenta en el plato o la bandeja.


Para el Rebozado



La Masa de freír es muy fácil, en un recipiente se mezcla la Harina, con la Cerveza y un par de cucharadas de Aceite de Oliva.

Se baten las Claras a punto de nieve y se mezcla junto a la masa.

Se deja reposar dos horas aproximadamente.

Hay quienes utilizan mitad de Harina de Trigo y mitad de Garbanzos.

Se puede añadir un poco de Colorante o Azafrán a la masa.







OBSERVACIONES

El Apio; siempre lo solemos comer en ensalada o en caldo, como aromatizante junto a los Puerros y Nabos; ahora introducimos la variedad de frito. Junto a las Berenjenas con Miel puede ser un aperitivo sabroso, original y muy económico. Yo personalmente lo suelo tomar crudo, cortado en varitas largas.




El apio ha sido muy conocido por egipcios, griegos y romanos. Fueron estos últimos quienes lo cultivaron cerca del río Po como planta comestible y medicinal. Le atribuían propiedades analgésicas y sedantes. También lo usaron para combatir el dolor de muelas.

Es una de las verduras que más propiedades medicinales posee. Se puede ingerir crudo, cocido o su jugo. Además de su crujiente textura y sabor, es una verdura “equilibrante”. 

Si se combina con otros vegetales como la zanahoria y el tomate, el jugo de apio ayuda a calmar los nervios y es un buen remineralizante. La ensalada de apio con un poco de sal puede usarse eficazmente para combatir el exceso de acidez del tubo digestivo y aliviar la colitis. La ensalada de apio y aguacate se recomienda en caso de enfermedades del estómago e intestino.
Ayuda al cuerpo a deshacerse de impurezas a través de su función diurética (por su contenido en un aceite volátil, el apiol). Se caracteriza por ser carminativo, sedante, aperitivo, digestivo (que no implica digestibilidad fácil por su alto contenido en fibra),emenagogo, depurativo, regenerador sanguíneo y ligeramente laxante. Ayuda a la formación del esmalte dentario. Disminuye las enfermedades hepáticas, combate las infecciones, ayuda a la eliminación de cálculos renales, mejora la memoria y en uso externo suele comportarse como un cicatrizante. Hay personas que creen que ingerir esta planta ayuda a aumentar la libido.
En jugo es eficaz para eliminar el exceso de ácido úrico, combatir el reumatismo, el sobrepeso, flatulencias, padecimientos nerviosos y menstruación escasa.
En cuanto al efecto diurético del apio, son las semillas las que provocan una mayor diuresis, siendo el cocimiento de éstas, útil en caso de hipertensión arterial, afección cardíaca congestiva, ansiedad e insomnio. Así mismo, la infusión de las semillas de apio resulta beneficiosa para combatir el síndrome premenstrual que produce incomodidades poco antes de la menstruación debido a la acumulación de líquido en los tejidos.
Varios estudios han puesto en evidencia que las semillas de apio reducen el contenido de glucosa en la sangre, lo que puede ser útil como auxiliar en el tratamiento de la diabetes, por supuesto, siempre bajo supervisión médica.



5 comentarios:

  1. Que fácil y que rico!!!! Lo que a mi más me gusta!! Felicidades por el blog!!! Por aquí me quedo!!!

    ResponderEliminar
  2. No he probado nunca el apio así, pero es sencillo así que es una buena opción!
    Ana de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me pierdo un poco en lo de la salsa de freir..., y no sé para qué era la cerveza...

    ResponderEliminar
  4. Llevas razón, supongo que en las prisas de la cocina obvié la elaboración de la masa.

    De todas maneras existen variantes a la misma que ya iré poniendo.

    Saludos y gracias.

    Ricardo

    ResponderEliminar