martes, 4 de junio de 2013

Croquetas de Espinacas con Jamón Serrano




"Las croquetas deberían tener hueso, 
para que pudiéramos llevar 
la cuenta de las que comemos."


Ramón Gómez de la Serna


De Granada





Buenas Tardes Gente Cocinera.

Traigo estas ricas Croquetas que elaboramos hace un par de semanas en la cocina, muy ricas como primer plato acompañadas de Salsa de Tomate o un rico Aliño de los mismos.
El Jamón le da ese toque sabroso que siempre me pareció faltar a las croquetas de espinacas, aunque también mejoran bastante al incorporarle un buen y sabroso queso a la masa.

Llega el calor y poco a poco abandonamos los cargados Potajes que han ilustrado durante el invierno este Blog. Toca refrescarse, así que iros preparando pues llega nuestro recetario sugerente de Ensaladas y Cremas frías. Por supuesto elaborados con productos originarios de nuestra tierra, o aquellos que de manera novísima se han incorporado a nuestra dieta y a nuestro clima. 
Sin más continuo disfrutando de mi jornada de descanso.

Ricardo



INGREDIENTES


Medio Kilo de Espinacas

2  cucharada de Aceite de Oliva Virgen Extra  (Aprox.)

1 Litro de leche o de Caldo de Pollo.

Un Puñado de Jamón Serrano muy picado

Una Cebolla

Sal

Pimienta Negra

Nuez Moscada


Caldo de Pollo:


Un Pollo mediano limpio, hueso de Jamón salado, Zanahoria, Pimiento, Apio, Cebolla, Agua y Sal. 


Para el rebozado o empanado: 

Harina

Dos Huevos

Pan Rallado






ELABORACIÓN 


Comenzamos con la sartén o perol, preferiblemente que sean antiadherentes.
Aceite de Oliva, cuando este caliente le añadíamos la Cebolla muy picadita y la doramos. A continuación le incorporamos la Harina y movemos con la varilla sin cesar, dejando que se mezcle bien.
Lo siguiente que le toca el turno es al caldo que deben de estar caliente; muy importante es incorporar el caldo poco a poco para evitar que se formen grumos mezclando energéticamente con la varilla.
Las Espinacas troceadas y muy limpias, si son congeladas debemos de haberlas escurrido muy bien para que no suelten agua (Yo las suelo cocer antes).
Movemos sin parar hasta que se despegue bien del fondo; el único secreto para darle el punto es comprobar el espesor de la masa.
Si es necesario incorporar un poco más de caldo porque consideremos que está algo espesa lo hacemos; lo mismo digo de que un poco de Harina desleída en Leche o Caldo por si, al contrario si comprobamos que está poco consistente la masa.
Intentad utilizar cuchara de madera para no rallar el fondo de la sartén.
Luego vertemos la masa en la bandeja y dejamos reposar al menos una hora, y a partir de ahí la pasamos a la nevera tapadas con un paño húmedo.
Para dar forma a las Croquetas lo hacemos tradicionalmente con las manos, así decidimos el tamaño de las mismas.

Un plato, la harina, otro con los huevos batidos y otro con el pan rallado; las empanamos y freímos en abundante Aceite de Oliva.



OBSERVACIONES

Creo que ya he dado bastantes consejos, aunque aclaro algunas cuestiones; a mi personalmente me gustan más hacerlas con caldo de pollo y aceite de Oliva. La Bechamel la dejaremos para otros platos, en este caso utilizaremos los productos de nuestra tierra. Eso sí cada cual a lo suyo, si os gusta más con Bechamel porque considerareis que quedan más finas para el paladar no digo más.

Le va muy bien el Queso rallado y la Albahaca.

Si congeláis las Croquetas cuidadín al freírlas de que no se queden crudas en el interior de las mismas.

Primero fuego el fuego bastante fuerte y luego lo bajamos para aseguraros de que se fríen en su totalidad.


Otra cuestión que no he mencionado es que a mí me gustan enharínalas cuando termino de darle la forma y anteriormente a su rebozado en huevo y Pan rallado.


Muy ricas y una oportunidad inmejorable para introducir a los pequeños la verdura en su dieta.



1 comentario:

  1. Riquísimas estas croquetas Ricardo, y como bien dices, ese toque de jamón las tiene que hacer más ricas si cabe.

    Un beso!

    ResponderEliminar