miércoles, 3 de julio de 2013

Papas Aliñás





"Jugaba España un partido, era por la época del hambre.

En casa de mi amigo Pepillo, que tenía televisor, comíamos Papás aliñas mientras veíamos el partido.

Y cada vez que pinchaba una papa con le tenedor se me escapaba esta resbalándose del plato.

Le dije a mi amigo; - Niño las papas regatean mejor que el Gainza.

- Es que mi madre no tenía aceite y le ha echao brillantina. - Me respondió mi amigo.


Anécdota contada por el cantaor de Sevillanas Paco Palacios "El Pali"




De Cádiz


Muy Buenas de nuevo por aquí. 

Si hay una ensalada reina por así llamarla, esas son nuestras Papás Aliñás. De Cádiz, Sevilla, Córdoba, Huelva... 

Acompañante perfecta en la playa, en la montaña o en la vega; junto a sardinas y otros manjares apetitosos, al menos esa es la primera sensación que me llega. 

Plato consistente, cargado de energía, de hidratos de carbono y de mil calorías, pesado como ninguno.

Y a pesar de calor; entra tan bien. Que misterio ¿Verdad? Y eso que se recomienda no tomarlas muy frías porque pierden textura y sabor

Parece sencillo, parece muy, pero que muy fácil. Es un plato que guarda trampa y aseguro que te puede hacer recordar para toda la vida, tanto para bien como para mal... 


¡Ay! ¿Te acuerdas de aquel aliño de Papás?




INGREDIENTES


Un Kilo de Patatas

Cebolletas

Perejil

Aceite de Oliva Virgen Extra (Suave)

Vinagre de Jerez

Sal


ELABORACIÓN


Lo primero sería lavar bien las patatas y quitarles la tierra.

Luego ponerlas a cocer a fuego moderado, ya sabéis cubiertas de agua y un puñado de sal.

Cuando consideréis oportuno pinchamos la patatas con un pincho de brochetas o un palillo de madera y cuanto traspase es que están echas. El tiempo de cocción depende del tamaño de las patatas, alrededor de media hora, minutos arriba o abajo.

Una vez cocidas las partamos, yo suelo colar el agua y dejar que se atemperen por si solas y en cuanto podamos pelarlas, aún calientes, pero cuidado que no nos quemen, nos ponemos manos a ello. Frías cuestan mucho trabajo el pelarlas.

Una vez peladas las cortamos con el cuchillo, sobre la tabla; primero en rodajas gruesas y luego le damos un corte por la mitad a las rodajas. Ahora si dejamos que se enfríen en un recipiente adecuado.

Aparte cortamos finamente la cebolleta y picamos el perejil.

¿El secreto de picar un buen perejil?

Más maña que fuerza, primero colocamos lo más parejo que podamos el ramillete de perejil, cortamos el tallo y comenzamos a picar finamente las hojas, con cuidado de no cortarnos. Sobre la tabla obviamente, el cuchillo debe de estar muy afilado para que corte y no machaque.

Nos debe de quedar lo más diminuto posible el corte, así que armaros de paciencia. Luego disponemos del picado sobre un paño limpio de cocina, hacemos un nudo para asegurarnos de que el perejil no se saldrá y remojamos bajo el grifo, bañando el paño y el perejil envuelto en el mismo.

Y ahora viene el gran secreto; hay que exprimir lo más que podamos el paño, soltara el jugo del perejil, hacedlo con fuerza. Una vez más con las dos manos exprimimos el perejil. cuando veamos que no suelta más jugo abrimos el paño y comprobaremos que nos quedará un precioso picado de perejil suelto y limpio. Con cuidado lo disponemos sobre un platillo o el recipiente que consideréis oportuno. seguro que en dicha operación se desparramará por la mesa algunos diminutos trozos del picado. Es buena señal, comprobareis que el perejil salta por si solo.

Continuamos; se trata de aliñar las patatas, algo tan simple....

Ya sabéis cucharon de madera y removéis bien, aceite de oliva de calidad máxima que os podáis permitir, suave y ni que decir tiene virgen extra. Vinagre de Jerez y su sal preferiblemente gorda.

¡Ea! Pues ya está.

Dejamos que se impregnen las patatas y que a temperatura ambiente o un leve golpe de cámara sin abusar.






OBSERVACIONES


Consejos; si enfriamos la patata se endurecen o se enrancia que significa que adquiere sabores de mal gusto adquiridos por la absorción de la patata. Si la hemos de guardar en el frigorífico que sea con papel film transparente.

Luego os recomiendo sacarlas un ratito antes de consumirla del frigorífico, perderá el frío y el reacio de la patata.

Le va bien el huevo cocido y picado y el atún en aceite de oliva.

Yo prefiero las patatas nuevas para el cocinado del aliño, son más tiernas y suaves. Intentad que tengan un tamaño parejo para que cuezan al mismo tiempo.




4 comentarios:

  1. Que receta más rica! Me la apunto para hacer.
    Nieves, de http://saboreando-delicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. QUE RICO PLATO, TAMBIEN ES TIPICO DE ESTA ZONA, NOSOTROSS LO PREPARAMOS IGUAL, PERO CON ATUN, JUDIAS VERDES COCIDAS Y HUEVO DURO PICADO, (LA RECETA LA TENGO EN EL BLOG) POR LO DEMAS ES IGUAL, PERO SIN PEREJIL, Y AHORA EN VERANO ES UNA DE LAS COMIDAS QUE MAS SOLEMOS HACER, POR CIERTO ME HA ECHO GRACIA EL COMENTARIO DE LA BRILLATINA DE TU AMIGO..
    SALUDOS!!

    ResponderEliminar
  3. Un Clásico sin duda Nieves, simple y compleja a un mismo tiempo.
    Gracias por estar.

    Ricardo

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, bueno no fue mi amigo, era un gran cantante de Sevillanas y mejor persona, le oí la anécdota hace muchos años, en la barra de un bar.

    Un Saludo de nuevo Rocío Reina...

    ResponderEliminar