jueves, 4 de julio de 2013

Sopa Campera de Tomate




"Verde fue mi nacimiento,
colorado me volví,
y a la voz del pregonero
en la plaza me vendí"

Adivinanza Gastronómica


De Cádiz


Nos toca todo un clásico; la sopa de tomate de nuestras abuelas. Mi madre siempre la hace con almejas, aunque en esta receta me he limitado a exponer la más generalizada de nuestra geografía andaluza. Aunque en mí recorrido investigador he encontrado multitud de variantes y lo curioso es que adapta tanto al pescado como a la carne, incluso al queso y las verduras de cualquier índole. Por lo tanto la versatilidad de la sopa es inmensa ya que se adapta a toda clase de aportaciones culinarias; tanto en frío como en caliente siendo el gazpacho no es más que una variante de más de la misma. 

A mis abuelos en la residencia le encanta, por lo tanto me he hecho experto en su cocinado y hay del día que no sale a gusto de todos.

Continuamos de verano y viene más calor, mucho más calor por el horizonte...



INGREDIENTES

3 o 4 Tomates Maduros

1 Cebolla Grande

2 Pimientos Verdes

1 Pimiento Rojo

2 Dientes de Ajos

Aceite de Oliva Virgen Extra

Sal 

Pimienta Negra

Un Ramillete de Hierbabuena






ELABORACIÓN

Lo primero es preparar los tomates, los escalfo en agua durante unos segundos para poder pelarlos con facilidad. A continuación le quito las pepitas y los pico a cuchillo y sobre tabla, es importante aprovechar el jugo que sueltan los tomates y todo a la olla.

Hago un refrito; ajos, cebolla y pimientos; todo picadito a cuartos pequeños. Le incorporo el tomate y remuevo con la cuchara a fuego suave.

Una vez todo sofrito hecho, le vierto el caldo de pollo y dejo cocer bastante tiempo, lo menos veinte minutos de hervor a fuego lento Es muy importante que ligue todo bien y la sopa quede suave, de color intenso y bien mezclada.

Luego me gusta darle un golpe de batidora de mano, es decir con la batidora enchufada y apartada la olla del fuego la introducimos en su interior y batimos la sopa con objeto de que los tropezones de verduras se incorporen más aún a la sopa.

Ponemos a punto de sal y pimienta negra.

Luego el pan, que debe de ser del Día anterior y de buena miaja, lo cortamos a rodajas y las dispongo sobre el podo del plato o sopera y vierto la sopa sobre el pan.

Finalmente la imprescindible hierbabuena.

Riquísima.


OBSERVACIONES


Un plato tremendamente clásico y popular, con muchas posibilidades y variantes conforme nos desplazamos por la geografía andaluza.

Con gambas, almejas, un huevo cuajado en el centro, taquitos de jamón, taquitos de queso manchego o de cabra.

Otra variante famosa es no pasar el refrito por la trituradora y comerlo con los famosos tropezones, añadiendo tiras de pimientos cocidas al final de la sopa.

El tomate es el secreto; jugoso y madurito.

El pan Campero y del día anterior, también hay quien lo remoja en agua antes.

No pasaros de aceite, que se estropea la sopa.

La hierbabuena fresca, aunque eso seguro no es necesario decirlo.




2 comentarios:

  1. ESTE ES OTRO PLATO, QUE TAMBIEN SE HA ECHO SIEMPRE EN MI CASA, MAS BIEN LO HACIA MI ABUELA, A ELLA LA ENSEÑO MI BISABUELA Y ASI, PERO ES UN PLATO QUE YA NO SOLEMOS PREPARAR, HA CAIDO UN POCO EN DESHUSO EN NUESTRO MENU, LA VERDAD, ASI QUE IMAGINATE LOS RECUERDOS QUE ME HAS OCASIONADO...
    POR CIERTO TE APELLIDAS REINA COMO YO..
    AQUI ME QUEDO DE SEGUIDORA.
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  2. Pues si Rocío un receta con mucha historia, y como ya digo bastante socorrida. Bienvenida a esta casa, espero que disfrutes de la comida y la compañía.

    Ricardo Reina...

    ResponderEliminar