martes, 13 de agosto de 2013

Tortilla Dulce Campesina de Jaén.




"No existe plato desdeñado en la cocina cuando se realiza de una manera auténtica"


Cervantes


De Jaén



Buenas noches, una receta de esas antiguas; vamos de las que me gustan. Disfrutad de ella y jugar a conseguir sus variantes, imaginemos cerrando los ojos y degustemos el plato desde el tiempo en que lo hacían nuestros antepasados. En suma conversemos con el plato y los elementos.

Son parte nuestra dichos alimentos; los productos, el campo, el aíre y hasta los sonidos de la comida. Sin esos recuerdos el plato se queda en nada. Aún así comprendemos que la vida sigue y que ahora las necesidades humanas son otras. Vivimos de manera diferente, nuevas necesidades y el ritmo vertiginoso que se nos impone; nos hace a veces tardar más en digerir, en comprender y en asimilar el alimento.

Plato humilde, respetado y honrado siempre. 

INGREDIENTES


(Receta Original)


Harina, la que admita

Un vaso de Agua templada

Anís en grano

Una Cuchara de bicarbonato

Sal

Canela Molida

Azúcar

Aceite de Oliva Virgen Extra para Freír


ELABORACIÓN


Con la Harina, el Agua, el Anís, la Sal y el Bicarbonato hacemos una masa.

La extendemos en la mesa con un grosor de algo menos de un centímetro.

Cortamos círculos de unos 10 o 15 centímetros y los freímos en el Aceite caliente.

Una vez fritas las pasamos por el Azúcar  y la Canela molida.




OBSERVACIONES


Una vez realizada la receta tal como me llegó, la he tenido que modificar un par de veces para que me agradara el resultado final. Le he añadido por mi cuenta una cucharadita de café de Levadura Royal, un par de Huevos, Vainilla azucarada y un poco de Mantequilla. El grosor lo he dejado en 1 cm. porqué cuando se fríen se hinchan. No deben pegarse en el fondo, deben nadar en el Aceite. Tampoco debe de estar muy caliente el Aceite pues se deben de freír bien por dentro.

¿Porqué he modificado la receta original?

Pues me parecía demasiado tosca para los tiempos que corren y los recursos que ahora disponemos; necesitaba de suavidad y matices.

El fondo; pues mermeladas y siropes que se mezclen con la masa.






No hay comentarios:

Publicar un comentario