martes, 22 de octubre de 2013

Tortillitas de Camarones



"Camarón que se duerme se lo lleva la corriente"

Dicho Popular


De Sanlúcar de Barrameda
(Cádiz)



Muy buenas noches, toca magia de la buena, nos vamos para Sanlúcar de Barrameda, a degustar manzanillas y suculentos manjares. Uno de los platos estrellas son estas Tortillitas de Camarones que me enamoraron hace mucho tiempo, incluso recuerdo un concurso haber quien era capaz de asimilar la receta a la perfección. Una batallad e la que ninguno salimos bien parados... hace mucho de aquello.

La tradición dice que las Tortillitas provienen de San Fernando, que se han extendido por toda la provincia de Cádiz. Para mí; a parte de sus orígenes creo que el secreto se su éxito consiste en su textura fina y crujiente junto a la carencia de grasa. Imprescindible que se absorba bien el aceite resultante de la fritada.

Es un lujo pasear por Sanlúcar, recorrer sus calles céntricas con infinitas tascas y bodegas. Imprescindible si es día laboral acercaste al mercado de abastos y sus alrededores...

Se me nota que me tira esa tierra donde el mar, el río y la tierra se unen conformando una sola unidad.

No dejéis pasar el tiempo, comprobad lo que os digo por vosotr@s mism@s.

Saludos Ricardo


INGREDIENTES

Yo hago la medida como me enseñaron en Sanlúcar;

Un vaso largo; los 3/4 lleno de harina de trigo y el 1/4 de harina de garbanzos.

Para los más técnicos unos 150 gramos de harina de trigo y unos 50 gramos de harina de garbanzos.

Un buen puñado de camarones frescos.

Un vaso y medio de agua fría

Perejil picado

Media cebolla o cebolleta muy picada.

Dos dientes de ajo, también muy picados.

Aceite de Oliva para freír

Sal.


ELABORACIÓN

En un recipiente amplio volcamos el vaso con las harinas de trigo y garbanzos, seguidamente incorporamos la cebolla, el ajo y el perejil, todo muy, pero que muy picadito.

Luego los camarones y el agua, movemos bien con una varilla de mano. Punto de sal y colorante azafranado (que sea de calidad, el colorante)

En una sartén ancha y amplia o en una paellera misma, ponemos el aceite a calentar, cuando este bastante caliente echamos con una cuchara la mezcla elaborada. Debe quedar bastante diluida, aguada sería la palabra. 

Conforme se expandan en el aceite las tortillitas y poco a poco con paciencia nos familiarizaremos con el producto y creedme que le cogeremos el gusto hasta llegar a entusiasmarnos y darnos pena que se termine la masa...

Vuelta y vuelta, la sacamos crujientes y doradas.
Papel absorbente y a comer. 




OBSERVACIONES

Cebolleta, ajo, cebolla...

Por ahí van los tiros, lo demás más claro que el agua.

Lo demás, puntualizar que los camarones sean frescos, la harina de garbanzo la podéis encontrar en los grandes almacenes sin problema.

Y luego está la textura de la misma tortillita, muy fácil menos agua o más agua.



No hay comentarios:

Publicar un comentario